Skip to content

Odontopediatría

Prevención de caries

La caries dental es tan frecuente en la infancia que exige la adopción de medidas de prevención específicas, así como un diagnóstico precoz y un tratamiento oportuno.

Desde Maxila Clínica Dental Gandia haremos revisiones a tus hijos totalmente gratuitas y nuestras higienistas les enseñarán la forma correcta de cepillarse los dientes después de cada comida.

Con respecto a la prevención, además del cepillado regular y una dieta baja en azúcar y dulces, se cuentan otras medidas concretas que sirven para incrementar la resistencia de los dientes y disminuir así su predisposición a la caries, como son la utilización de flúor o el sellado de fisuras.

 

Utilización del flúor

El flúor es un elemento que, incorporado al esmalte dental, incrementa la resistencia de este tejido a los ácidos, inhibe la desmineralización del esmalte, facilita la incorporación del calcio a los tejidos duros del diente y contribuye a su remineralización, por ello, resulta muy útil para la prevención de la caries.

El flúor puede usarse diariamente en forma de pastas dentales, colutorios, chicles con flúor en dosis mínimas, o también en comprimidos o gotas en ñinos durante la formación de los dientes.

La aplicación del flúor en nuestra consulta es un procedimiento sencillo, que no produce molestias a los niños. Primero se realiza una limpieza suave de la superficie de los dientes con un cepillo y luego se aplica el gel de fluor durante unos minutos. Se recomienda iniciar el tratamiento en la clínica, a partir de los 4 años de edad y hacer revisiones cada 6 meses, dependiendo del riesgo de caries de cada niño.

 

Sellado de fisuras

La caries suele localizarse en los molares, porque presentan pequeños surcos y fisuras en su parte superior, donde se acumula fácilmente la placa dental. Para incrementar la resistencia de estos dientes, puede recurrirse a la técnica del sellado de fisuras, que consiste en aplicar una delgada película de resina acrílica sobre la superficie del diente, disminuyendo así su exposición a los ácidos.

Se trata de un procedimiento sencillo, nada molesto y extraordinariamente útil, por lo que se considera una excelente medida preventiva para la caries infantil. Debe realizarse en cuanto erupcionen las muelas, entre los 6 y 7 años de edad.